Publicación de blog

El poder de las madres que las empresas ignoran

Ser madre es uno de los principales puntos de inflexión en la carrera profesional de las mujeres trabajadoras en España. Requiere cambiar por completo todas las prioridades y rutinas laborales hasta que se encuentre un nuevo equilibrio, y el periodo de inestabilidad hasta que se encuentra puede traer tanto consecuencias negativas como positivas.

Por desgracia, parece que las compañías españolas solo se fijan en las primeras. Muchas empresas tienden a ver a las madres o futuras madres como una desventaja. Desde su punto de vista, un empleado que de repente podría estar de baja durante varios meses supone una carga demasiado pesada.

Tanto es así, que muchas veces es causa de discriminación laboral, aunque legalmente no se pueda hacer. Las empresas buscan todo tipo de excusas para evitar contratar a mujeres que tengan planes para ser madres o puedan ser madres en el futuro. También harán lo mismo para poder deshacerse de las nuevas madres después de que hayan dado a luz.

Es cierto que tener a un empleado de baja durante muchos meses puede suponer un inconveniente. Sin embargo, en este blog queremos hacer énfasis en los aspectos positivos y oportunidades que las madres traen a la empresa. No hay que ver el periodo de baja como una pérdida de recursos, sino como la cultivación de uno.

Ser madre es una experiencia que otorga a las mujeres profesionales muchas ventajas y habilidades que son aplicables a su vida laboral. A diferencia de lo que la gente cree, no es un tiempo de letargo, sino de aprendizaje intenso en muchas áreas distintas que la convierten en una trabajadora más eficaz.

Queremos que las empresas se den cuenta de lo que están perdiendo al ignorar o discriminar a las madres. Esto es lo que pierden cuando ignoran o rechazan a las madres:

  • Alta inteligencia emocional. Ser madre significa trabajar y usar la empatía para entender las necesidades del bebe desde el primer momento. Esto les permite entender mejor tanto a compañeros de trabajo como a los clientes y como consecuencia ser mejores en sus relaciones laborales.
  • Alta productividad y puntualidad. Las tareas de la casa y las múltiples demandas de un recién nacido o un niño requieren por necesidad aprender a ser muy productivos y cómo manejar el tiempo. Puede parecer exagerado, pero la verdad es que la supervivencia exige eficiencia.
  • Gran Adaptabilidad. Un bebé exige adaptarse a toda una nueva rutina de actividades. Tener que aprender muchas cosas en poco tiempo es un entrenamiento perfecto para hacer frente a situaciones nuevas, una habilidad indispensable en un mundo laboral en constante cambio.
  • Ágiles tomando decisiones. Criar a un hijo es un proceso a largo plazo que está lleno de decisiones urgentes. Esta es una paradoja que solo se puede hacer frente tomando decisiones acertadas de forma rápida y aprender de los fallos igual de rápido, sí no más.
  • Resolución de problemas. Los problemas son inevitables, por mucho que se planifique para prevenirlos siempre aparecen. En el caso de un bebé, adquirir la capacidad de resolver problemas a veces puede ser una cuestión de vida o muerte. Comparado con eso, un retraso en un proyecto es fácil de hacer frente.
  • Visión a largo plazo. Tener un hijo es un compromiso con el futuro. No solo hay que tener en cuenta las necesidades presentes, sino también lo que necesitará. Aunque esto no les permite predecir el futuro, sí que les da a las madres una perspectiva que beneficiará a la empresa a largo plazo.

Concierte una reunión individual personalizada

Hable con un experto de Cornerstone sobre cómo podemos ayudarle a satisfacer las necesidades de gestión de personal particulares de su organización.

© Cornerstone 2022
Aviso legal