Los reclutadores adoptan una mentalidad infinita en 2020
Publicación de blog

Los reclutadores adoptan una mentalidad infinita en 2020

10 de febrero de 2020

Los reclutadores adoptan una mentalidad infinita en 2020

Ira S. Wolfe

President, Success Performance Solutions

Y, mientras que 75 millones de trabajadores serán reemplazados por la tecnología, se crearán 133 millones de nuevos empleos para 2022, según el Foro Económico Mundial. El año 2020 no será el final de la guerra por el talento porque está en constante evolución. Es un juego infinito que requiere una mentalidad infinita.

No decir “Game Over” al ocupar un puesto

Por supuesto, es importante celebrar la "victoria". Es un punto a favor conseguir un puesto de trabajo, pero no termina ahí. Hay que mantener las "victorias" en perspectiva, mirando más allá de la contratación inmediata.

¿Cómo puede ayudar a mantener al empleado comprometido y cómodo en su trayectoria profesional dentro de dos o tres años? ¿Qué nuevas habilidades puede aprender o mejorar y dónde puede ser reasignado en la organización mañana? Haz que mantener el talento y el desarrollo del plan de carrera de los colaboradores sea una métrica a tener siempre en cuenta por el equipo encargado de captar el talento.

Tener en cuenta las habilidades transferibles

En una era en la que la tecnología evoluciona más rápido de lo que las instituciones académicas pueden preparar a los individuos para la fuerza laboral, habilidades como la empatía, la colaboración, el pensamiento crítico y la autogestión se están volviendo cada vez más importantes que las habilidades tradicionales que pueden quedar obsoletas. Además, la competencia por la contratación es feroz, sumado a que muchas empresas de diferentes sectores buscan los mismos perfiles. Por ejemplo, la Tecnología de la Información no es la única industria que compite por personas con habilidades de este campo. Finanzas, Atención sanitaria, Retail y Transporte están buscando el mismo talento.

Sinek cree que no se pueden elegir las reglas del juego, sino que la única opción que tenemos es cómo queremos jugar. El objetivo de la adquisición de talento no debería ser ganar la guerra por el talento, sino jugar el juego constantemente.