Publicación de blog

A CTO’s Perspective: Rethinking the Office Space Post-COVID

Mark Goldin

Chief Technology Officer, Cornerstone

When our company first began to understand that COVID-19 might shut down our offices, we decided to do an all-remote drill. The thinking was: let’s send everybody home and see how it goes now, in preparation for when it’s not an option. That was back in early March.

The punchline of that story is probably obvious: the "drill" quickly turned into a reality, end date indefinite. Our transition was assuaged somewhat, since we’d already been increasing remote work as our team was growing globally. We’d already implemented technology infrastructure to make remote work possible and secure. Still, the pandemic was a sudden move to all-remote, making it challenging for workers to adjust—not to mention that many of them are now dealing with a lack of childcare or other stresses associated with the pandemic.

Our team has remained incredibly resilient in the face of this change, and we now have the opportunity to continue the transition to a new type of work—one that the pandemic didn’t create, but accelerated. With restrictions letting up, leadership teams are planning what returning to the office looks like—and some are implementing temporary in-person policies already. But if companies are working towards "business as usual," they’re missing an opportunity to pause and think about how we need to change the office for the future of work. We likely won’t return to the office in full force for many months to come—and in my view, perhaps we shouldn’t, ever. Instead, companies should be more focused on creating new types of work and collaboration space and on implementing more flexible work policies.

Remote Work Boosts Engagement—and Hiring Opportunities

There’s data suggesting that many workers, having experienced working from home during the pandemic, are interested in continuing to do so—whether that’s full-time or part-time. And while companies might be worried about a lack of productivity as a result, research suggests the opposite. A recent study from Accenture found that employees crave the flexibility to "achieve the productivity that helps my mental health." And one study found that, being granted this flexibility, at least 60% of employees feel more productive and engaged at work.

Not only are employees better engaged in their jobs, but employers can increase their access to great talent. Employers no longer have to hire around their HQ or local offices, which often limits the talent pool to those employees who can afford to live in high cost of living areas. And by offering remote work to candidates, employers see higher application rates, greater candidate diversity and lower hiring costs (including incentives and/or relocation fees), among other benefits. It’s no wonder, then, that this trend was already taking shape before the pandemic, with remote job postings increasing 270% from 2017.

Embrace the Opportunity to Rethink the Office Space

If I could point to one positive impact of COVID-19 on the way we work, it’s absolutely that we’ll start to move away from the open office to mitigate personal health risks. It’s the worst-kept secret in the tech business that the open office, despite its revolutionary promises to spark creativity and spontaneous collaboration, failed miserably. One study found companies that switched to an open office format saw in-person interactions actually decline by 70%. That’s because in the absence of physical walls, the office culture often creates them—and instead of interrupting someone in-person, digital communication increases.

The open office did save companies money by being able to fit more employees per square foot of office space. But the good news is that, in this new world of work, they likely don’t need more office space to accommodate the workforce with more people working remotely part-time or full-time. As companies reopen, they should consider dividing the office into thirds:

Permanent desks: Remember that some employees don’t have home environments that are conducive to working from home regularly—or maybe they are just happier and more productive coming into a physical office everyday.

Hoteling: Allow employees to reserve a desk when they need it to come into the office a few times a week or on an as-needed basis to collaborate with colleagues in-person.

Collaboration Space: This is meeting room space with white boards and other tools that facilitate in-person collaboration and design sessions.

Make the Remote Work Experience Better

Before everyone was working from home, remote employees were at a slight disadvantage when the majority of their colleagues were in-person. In-person, it’s easier to be part of every conversation, feel connected to colleagues through casual conversations or office happy hours and even feel a stronger affinity for the company because of that personal connection. Loneliness and low engagement make remote workers more likely to leave a company. But as more people opt for remote work, improving that experience will be critical not only to help employees collaborate more effectively, but also for retention.

Organizations, specifically IT teams, should consider remote work best practices, such as allowing for more flexible work schedules, assigning start-to-finish projects with definitive deadlines, and leveraging pulse surveys to regularly check-in with your teams to make sure they have the support, resources and motivation to stay productive.

And all of that needs to start now: Many in leadership might think that no one will be leaving in the middle of the pandemic—but that’s simply not true. And in fact, it’s easier than ever before for employees to leave: they don’t have to clean out their desks or even say goodbye to colleagues. Finding ways to help employees feel connected to the company, its goals and its success will be critical post-pandemic now and as unemployment begins to fall and employees are more comfortable job-hunting.

Companies have been making space for remote work for the last several years, and the pandemic has only accelerated the need for investing more in making remote work tenable for more employees. It’s critical that companies embrace this opportunity to give their workforce more autonomy and flexibility—rather than revert to former best-practices.

Related Resources

Want to keep learning? Explore our products, customer stories, and the latest industry insights.

3 habilidades que cada empleado necesita en 2020 (y más allá)

Publicación de blog

3 habilidades que cada empleado necesita en 2020 (y más allá)

El auge de la tecnología en los puestos de trabajo hace que muchos empleados busquen adoptar nuevas habilidades para no quedarse atrás, como la codificación o el análisis de datos. Pero estas habilidades probablemente tendrán una vida útil corta. La inteligencia artificial ya ha sido entrenada para codificar, lo que significa que ni siquiera el trabajo de un desarrollador está a salvo de futuras interrupciones. Mientras tanto, nuestras habilidades sociales, como la empatía y la comunicación, necesitan urgentemente nuestra atención. Eso es porque, aunque la tecnología tiene como objetivo impulsar la eficiencia, ahorrar tiempo, aumentar la productividad, nos está provocando estrés. Y bajo el estrés, es difícil practicar habilidades como la empatía. En lugar de entender que algunas personas tardan más que otras en adaptarse al cambio, por ejemplo, los directivos pueden ejercer mucha presión contra un empleado que se está quedando atrás. El empleado, a su vez, podría sentirse más resistente a una iniciativa de cambio debido al estrés que ya está experimentando en el trabajo. Pero a medida que la tecnología sigue cambiando nuestra forma de trabajar, estas soft skills (habilidades blandas) -específicamente: adaptabilidad, proporcionar retroalimentación y empatía- asegurarán que los empleados puedan seguir trabajando juntos para resolver problemas. Al desarrollar una práctica regular para cada uno de ellos, los managers y los empleados pueden adaptarse mejor a los cambios del puesto de trabajo de hoy en día, como el auge de la macroeconomía o el aumento de las fusiones y adquisiciones. Estas habilidades ayudan a los empleados a mantenerse al margen de las tendencias pasajeras y los cambios continuos y les dan poder de permanencia. El cambio es constante, por lo que hay que adaptarse Aunque el cambio es un proceso habitual de la vida, la gente no suele adaptarse bien a él. Parte de la razón se describe en el ciclo de cambio de Ann Salerno, que muestra que todos experimentamos sentimientos de miedo y pérdida cuando nos enfrentamos por primera vez al cambio. Piensa en el anuncio de una adquisición de fusión, por ejemplo: Con él, los empleados sienten la pérdida del status quo, el miedo a posibles despidos, la incertidumbre sobre los nuevos miembros del equipo o la tecnología. De hecho, la mayoría de las fusiones y adquisiciones fracasan, y a menudo se debe a la falta de preparación y adaptabilidad para tal cambio. Pero el cambio es la nueva normalidad en nuestra era digital. Para ver el éxito con la trasformación como en las fusiones y adquisiciones, necesitamos practicar la adaptabilidad, empezando por la aceptación de esos sentimientos de pérdida, miedo y duda. Saber que estos son temporales y trabajar para tomar medidas accionables hacia una nueva normalidad, donde todos cosecharán los beneficios del cambio. El objetivo es pasar más rápidamente de esas etapas iniciales a experiencias más productivas con el cambio, que vendrán con la práctica. Cada vez que tu empresa experimente un cambio, grande o pequeño, reconócelo y discútelo. Reúnete regularmente con los equipos para discutir las iniciativas de cambio en curso. Al mantener a los empleados conscientes de lo que se avecina, pueden prepararse para ello, e incluso ser buenos en la transformación. Dar feedback ya no es el trabajo del manager, sino el de todos. Así como cambia el cómo y el dónde trabajamos, también cambia la dinámica de la oficina. En todas las industrias, los títulos se han disipado y hay menos ordenes de arriba hacia abajo. Más gente está trabajando a distancia. Y más oficinas están contratando trabajadores con habilidades especializadas para proyectos a corto plazo. Como resultado, las típicas cadenas de dar feedback ya no son efectivas; en su lugar, cada empleado necesita ser capaz de aceptar el feedback desde todos los ángulos y saber cuándo ofrecerlo también. Como manager de muchos, he recopilado técnicas para dar feedback que pueden ser aplicada a todos los niveles: Primero, tomar el tiempo para conocer a los compañeros y sus fortalezas y debilidades. Esto ayudará a construir una relación y hacer que la retroalimentación sea justa y coherente. Luego, fijar un objetivo. Este paso es crucial: Al establecer expectativas específicas al principio, es más fácil determinar si es necesario o no un feedback crítico - si alguien no cumplió con las expectativas, mantener una conversación. Empatía: la mejor manera de manejar cualquier tipo de cambio La empatía es la capacidad de examinar una situación desde la perspectiva de otro para comprender mejor su reacción o lucha. Y en nuestros siempre cambiantes lugares de trabajo es más que una simple habilidad suave, es una superpotencia. De hecho, un estudio señala que el 92% de los empleados creen que la empatía está infravalorada en su lugar de trabajo. La empatía permite a los empleados acercarse a los demás con amabilidad y comprensión primero, y dejar de lado el estrés o la frustración que puedan estar experimentando en este nuevo mundo de trabajo. Al practicar la empatía, tanto los managers como los empleados pueden hacer espacio para que todos procesen los cambios, por ejemplo. Esto significa no emular la frustración - a través del lenguaje corporal, las palabras o el tono de voz - cuando algunos son lentos para adaptarse. Para ejercer más empatía, comienza por verificarlo contigo mismo. Crea una cita semanal en el calendario y dedica tiempo a pensar dónde practicaste la empatía dentro o fuera de la oficina. ¿Tuviste un ataque de rabia cuando alguien te cortó el paso en el tráfico? ¿Arremetiste contra un compañero de trabajo remoto al que no podías contactar cuando lo necesitabas? Siéntate y piensa dónde practicó y no practicó la empatía, observa tus errores y piensa en formas de cambiar tus respuestas inmediatas. Ya no se prevé la incorporación de la innovación tecnológica en el lugar de trabajo, y los empleados tendrán que seguir adaptándose a los cambios resultantes. Pero en medio de toda esta variabilidad, hay una solución constante: perfeccionar nuestras capacidades humanas innatas. El hecho es que la IA y los robots no pueden practicar la empatía, la resistencia o la comunicación reflexiva de la misma manera que los humanos. Este matiz diferenciará a los empleados, e incluso se convertirá en un punto clave, ya que la interrupción se acelera en la próxima década.

Ayudar a sus empleados a adaptarse al teletrabajo y a gestionar su bienestar

Vídeo

Ayudar a sus empleados a adaptarse al teletrabajo y a gestionar su bienestar

Cómo Cornerstone Remote Working Essentials puede mantener y mejorar el bienestar y el rendimiento de sus empleados mediante una formación a medida.

Caso de éxito HipoGes: Empoderando a los empleados a través de la transformación digital

Vídeo

Caso de éxito HipoGes: Empoderando a los empleados a través de la transformación digital

Ángel Javier Vicente Pérez, Director RRHH y SS.GG., en Cofares, nos cuenta como Cornerstone está ayudando a adaptar a sus equipos a la digitalización y al mundo volátil y cambiante. En particular, Ángel Javier explica que han visto un incremento en el rendimiento gracias a un mejor diálogo y comunicación en sus equipos.

Concierte una reunión individual personalizada

Hable con un experto de Cornerstone sobre cómo podemos ayudarle a satisfacer las necesidades de gestión de personal particulares de su organización.

© Cornerstone 2022
Aviso legal